Jul 182013
 
Ruth Blidhav

Ruth Blidhav

El miércoles 10 de julio del 2013 tuvo lugar en la Universidad de Ávila el coloquio La crítica como arte, una exposición-diálogo en torno a la crítica como instrumento de creación artística.

El evento contó con la presencia de Bogdan Ater, artista plástico y coautor del libro MIEDHO y de Fabianni Belemuski, periodista y escritor, redactor de la revista Niram Art e implicó activamente a los participantes, estudiantes de la Facultad de Ciencias y Artes, quienes dirigieron sus preguntas y dudas a los ponentes.

Coloquio La crítica como arte, Univ. Ávila

Coloquio La crítica como arte, Univ. Ávila

Bogdan Ater

Bogdan Ater

Fabianni Belemuski hizo una lectura de varias críticas de arte mientras se proyectaban imágenes de las obras de los artistas criticados. Primero leyó el texto El realismo español, de Antonella Colaninno, un ejemplo de crítica comparada de la corriente artística en España. Siguió con la lectura de la crítica a la obra del pintor Baruch Elron, Inter arma silent musae, perteneciente al filósofo Héctor Martínez Sanz, un ejemplo más de crítica como arte y con Dadá visita el taller de Rufino de Mingo, de Diego Vadillo López.

Fabianni Belemuski

Fabianni Belemuski

Para finalizar, el escritor leyó el artículo Hic sunt dracones, del artista Bogdan Ater y luego hizo un comentario al margen de la crítica del artista. “Este es un ejemplo de crítica sólida”, explicó. “El autor, en este caso el artista Bogdan Ater, construye un paralelismo entre MIEDHO y el fotógrafo polaco Zdzislaw Beksinski, argumentando su posición respecto a MIEDHO. Se trata del arte de la crítica”, afirmó Belemuski. “Faltan buenos críticos en un momento en que el arte se ha diluido entre propuestas tan extremas como el arte efímero y la nostalgia por un pasado glorioso en que las reglas estéticas estaban establecidas y nadie podía transgredirlas”, añadió.

El coloquio fue presentado por Bogdan Ater como parte imprescindible del proceso artístico. El artista insistió tanto en la importancia de la formación de los críticos como en la importancia de la crítica artística como herramienta valorativa de las obras de arte. A modo de ejemplo, Bogdan Ater hizo su propio comentario acerca de su crítica a la obra del artista MIEDHO, incluida en la obra del mismo nombre publicada en 2013 por la editorial Niram Art: “Me centré en un diálogo artístico entre dos propuestas”. “Mi mensaje como artista, no es algo fijo y bien delimitado. No me gustan los límites, tampoco me gusta afirmar que no hay límites. Ambas posiciones son equivocadas. Lo que a mí me gusta es trabajar. Este es el valor en que creo. Soy un obseso de los detalles y por esto me gusta trabajar y dejar mis obras en un estado cercano a la perfección, a la perfección desde mi punto de vista, claro está. Me gustaría que ocurriera lo mismo con la crítica”, concluyó.

Al final del acto los ponentes contestaron a las preguntas de los estudiantes presentes al debate, indicando algunas pautas para realizar artículos y reseñas de crítica de arte. “Lo interesante, a la hora de fijarnos en la obra de un artista, sería poder establecer parecidos con otros artistas. Por regla general, tanto los artistas como sus representantes, los galeristas, quieren elogios. Hay que saber criticar, criticar viene de criterio y los criterios hay que justificarlos porque ya no hay unanimidad al hablar de ellos; no basta con dejarse fascinar por la obra”, aseveró Belemuski al terminar las jornadas.