Aug 212010
 

 

F.B. ¿Hay herencia artística de Baba en Craiova?

F.R. A lo largo de su vida, los museos de Rumanía compraron pocos trabajos del artista, el hecho parece increíble hoy pero hay que tener en cuenta de que su primer exposición importante fue en el año 1987, que los museos tenían poco presupuesto para compra y que tampoco pudieron entrar en contacto director con la gran obra de Corneliu Baba. Pero, Craiova tuvo una oportunidad porque fue aquí donde nació Corneliu Baba.

F.B.¿Qué nos puede decir sobre el entorno familiar y los años que Corneliu Baba pasó en Craiova?

F.R. A lo largo de su vida, los museos de Rumanía compraron pocos trabajos del artista, el hecho parece increíble hoy pero hay que tener en cuenta de que su primer exposición importante fue en el año 1987, que los museos tenían poco presupuesto para compra y que tampoco pudieron entrar en contacto director con la gran obra de Corneliu Baba. Pero, Craiova tuvo una oportunidad porque fue aquí donde nació Corneliu Baba.

F.B.¿Qué nos puede decir sobre el entorno familiar y los años que Corneliu Baba pasó en Craiova?

F.R. Su padre había llegado a Craiova alrededor del 1890 y trabajó primero en un taller fotográfico, haciendo intervenciones en acuarela. Su padre había estudiado en la Academia de Arte de Viena y luego estudió pintura religiosa en Rumanía y era reconocido en la zona de Oltenia como un pintor de iglesias. En 1905, un año antes del nacimiento de Corneliu, Gheorghe Baba ha participado en una exposición colectiva de los artistas de Craiova y por eso en la Colección del Museo de Arte de Craiova se guardan dos obras de Gheorghe Baba, uno representado un paisaje del Gran Parque de Craiova, Nicolae Romanescu, que se inauguró en 1903, siendo el mayor parque de Europa. Corneliu Baba estudió el bachillerato en Craiova, en el Colegio Carol I, colegio que había sido inaugurado en el 1826 y en el cual han estudiado grandes personalidades de la pintura rumana como: Teodor Aman, el primer gran pintor clásico rumano, Eustatiu Stoenescu, Jean Nitescu y más tarde Ion Tuculescu. Las clases de dibujo eran impartidas por un talentoso profesor y pintor Eugen Ciolac.

F.B. Se habla mucho del acercamiento entre la obra de Goya y de Corneliu Baba, como representantes del Expresionismo…

F.R. En primer lugar quisiera hacer una separación clara entre el termino de pintor, escultor y el de artista. El artista es una personalidad con una grande visión que nace de un ejercicio existencial. El artista, a diferencia del pintor o del escultor, se plantea las preguntas existenciales. Por eso, este acercamiento a Goya lo encontramos en este modo de ver la vida. Haber vivido en períodos de grandes transformaciones y cambios es algo que acerca a los dos artistas. No hay que olvidar que Corneliu Baba había acabado los estudios de la Facultad de Filosofía antes de iniciar los de Pintura, él posee un lenguaje elevado al escribir: “nosotros ni siquiera nos damos cuenta de que de hecho estamos luchando contra dios. Este es nuestro oficio, justamente por eso es divino.” Este es de hecho el gran problema de los creadores que están conscientes de los límites de la existencia. El artista siendo él mismo un creador, se halla en lucha con los límites impuestos por la divinidad y los límites del conocimiento. Por eso decía que Corneliu Baba es una conciencia artística, en el mismo modo que Goya también lo es por su manera de reaccionar ante la ocupación francesa.

La manera de ejecución de los cuadros de Corneliu Baba hasta alrededor del 1980 no tiene aquella fuerza específica al Expresionismo europeo, en esencia el Expresionismo europeo ha sido un retorno a los mitos esenciales y esto no ha acontecido con la obra de Corneliu Baba sino que con la obra de Ion Tuculescu. Al mismo tiempo, los expresionistas europeos han querido ser artistas totales, tanto en escultura, pintura etc pero Corneliu Baba se ha dedicado sólo a la pintura.

F.B. Corneliu Baba es reconocido como el mejor retratista de Rumanía. ¿Es verdad que su obra es fundamentalmente compuesta de retratos?

Florin rogneanu

 

F.R. El retrato parece predominante en la obra de Corneliu Baba pero hay otros ciclos como por ejemplo los ciclos de los Arlequines o de los Locos. En la única exposición retrospectiva que ha tenido lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes de Bucarest, en 1997, había salas enteras dedicadas a las pinturas sobre arlequines y reyes locos. Estas composiciones sobrepasan la temática del retrato y son de hecho obras existenciales. Decía Corneliu Baba en sus notas: “el rey loco está dedicado como homenaje a los millones de personas inocentes, víctimas de los dictadores y tiranos.” Ya no se trata de un retrato de una persona sino que de toda una categoría socio-humana y por eso yo los considero como composiciones y no como retratos. Corneliu Baba representa un ejemplo de conciencia artística, un artista que dedicó parte de su actividad a la joven generación, como profesor de la Academia de Arte de Iasi y luego de Bucarest y que promovió una generación de artistas que hace 30 o 40 años eran apodados Babistas, a partir de su nombre.

El pintor Corneliu Baba nació en Craiova, el 18 de noviembre del 1906 y el Museo de su ciudad natal guarda varias obras suyas, que serán presentadas al público de Espacio Niram, Madrid.

No es una simple coincidencia que Madrid albergue este evento bicultural. Aunque hubiera podido ser considerado fuera de la moda para un pintor del siglo XX, Corneliu Baba pintaba según la tradición de los Grandes Maestros y muchos de sus retratos recuerdan de las obras de los maestros españoles, especialmente las de Francisco Goya.