Dec 132010
 

Baruch ElronMi primer libro surrealista fue “Alicia en el país de las maravillas”. Mi primer pintor surrealista, Salvador Dalí. Mi segundo libro, “La historia interminable”. Mi segundo pintor, Onik Sahakian. Mi tercer libro, “La Odisea”. El terc er pintor, Baruch Elron. Quizás suene a simpleza, pero personajes como el sombrero loco donado por Carroll para la humanidad son, a mi juicio, tan únicos como fundamentales para entender ese mundo por el que, a veces, se pierden los artistas y escritores. Digo mundo y digo mal. Debería decir mundos, porque cada uno crea el suyo, con sus seres, sus escenarios, sus leyes. Es probable que todos ellos se recojan en uno solo, Fantasía, el que nos legó Ende, donde todo mundo es posible desde la voluntad.

Entrar en el mundo creado por Baruch Elron es recibir un soplo de frescor artístico, un aliento de vida y una sensación de libertad. Su universo, gobernado por una naturaleza femenina y sensual, materna y hermosa, marcha de maravilla en maravilla. No soy, sin duda, Alicia, y, sin embargo, al contemplar estas obras creo entender lo que ella sintió cuando se coló, intrusa involuntaria y curiosa, en la madriguera del tardón conejo de chaleco y chaqueta, frenético, con un reloj de bolsillo. Seguiría sin dudarlo a un espécimen como ése, si me lo encontrara. Y, de hecho, lo encontré, lo seguí y llegué a Baruch Elron.

 

Dec 132010
 

Internet es la revolución tecnológica más importante del siglo pasado y todavía está por definirse, presentándose en este infinito medio, ideas novedosas cada año. Así es el ejemplo de Messenger, youtube, las redes sociales como Facebook o Twitter, los periódicos electrónicos, o las televisiones que solamente emiten online. Este todopoderoso medio ha cambiado la comunicación de una forma impensada hace solamente diez años. De repente, en las citadas redes sociales, en los blogs, en los foros y en los espacios interactivos, como Secondlife, personas de todo el mundo han encontrado el medio perfecto para comunicarse y expresarse. Hay miles de blogs y de ellos han salido escritores que hoy venden libros en papel, hay miles de grupos que se dieron a conocer en myspace y hoy dan conciertos en directo y del mismo modo hay artistas, pintores, dibujantes y sobre todo fotógrafos que han llenado la red con aquello que llamamos arte contemporáneo.

Dec 132010
 

Baruch Elron¿Por qué pertenece Elron al arte surrealista? Básicamente, porque pinta con un realismo refinado y una destreza impresionante a los personajes, los objetos y a la naturaleza que resultan absolutamente reales. Pero las conexiones que establece crean un nuevo mundo, fantástico, enigmático, un mundo que plantea muchas preguntas sobre nuestra existencia aquí y ahora.

Cuando André Breton definía el movimiento surrealista (en el Manifiesto Surrealista), solicitaba al arte el “automatismo psíquico puro”, por el que se puediera expresar, verbalmente o por escrito, la verdadera función del pensamiento. (“Un pensamiento dictado en la ausencia de cualquier control exigido por la razón, y fuera de cualquier preocupación moral o estética”). Todo nos lleva a pensar que hay un cierto punto espiritual donde la vida y la muerte, la realidad y la imaginación, el pasado y el futuro, lo alto y lo bajo, todo ello, deja de ser visto como contradictorio.


Dec 132010
 

Baruch ElronBaruch Elron ha existido para estar a nuestro alcance inmediato. La vida le ayudó a darse cuenta de que el orden natural de las cosas es una provocación para el descubrimiento de lo contrario, dando a luz el concepto del “desorden natural de las cosas”.

El color de Baruch Elron se puede leer como una declaración de los derechos del espectador. Inviste a éste con el poder de legalizar las asociaciones bárbaras de los colores fuertes, crudos, violentos, sosegados, sólo por el movimiento de las líneas hacia la voluptuosidad de las formas y la asociación de lo real con lo fantástico. Manos volantes, botellas con senos, peras con bikinis, el huevo en forma de bala…etc. El mundo de Baruch Elron no es nuestro mundo. De hecho, él reúne en un solo mundo todos los mundos posibles y, sobre todo, los imposibles. La imaginación en semejante aventura de la forma y del color es realmente la respiración que nos mantiene con vida.

Baruch Elron no mira fuera de sí mismo para pintar lo que ve, él tiene aquella fuerza increíble de encerrar en su mente todo lo que existe en el mundo, para crear mundos paralelos, mundos dedicados no sólo a las formas, sino, sobre todo, a las vivencias. Así, los arboles tienen piernas y tratan de hacer visible el viento que los mueve en pasos de danza o participan en las escenas eróticas de la Naturaleza, metamorfoseados en jóvenes mujeres y hombres ansiosos por amar; los instrumentos ganan vida, ofreciendo al espectador la imagen de la palma con alas y de la pierna con mano, tocando una pieza musical al violoncelo, o la imagen de un trombón con alas del que sale una mano que escribe su partitura. Podemos admirar una fila de trompetas que andan sobre dedos que brotan de la misma, mientras que de sus orificios sale un humo de horno, motivándose, de este modo, el movimiento.

 

Aug 212010
 

Escher¿Qué hago yo en este tema? Es causa del título de una antigua exposición sobre M.C Escher que hubo en Madrid: El arte de lo imposible. Porque, además de tomar a bien el acercar mi vista sobre dibujos ciertamente extraños, he procurado leer algo de lo que dicen los entendidos; y según estos últimos Escher es el genio del trazo imposible, de las figuras entremezcladas y contradictorias, y el arquitecto plástico de cimientos ultra-reales. En resumen, el pincel de Escher es el pincel que plasma lo imposible. Aquí es donde me detengo yo, quizás porque pienso demasiado y someto a cuestión banalidades. Lo del “imposible” suele estar más asociado a lo “increíble”, al mago que sobre un escenario nos sorprende con trucos que no conseguimos, ni él nos deja, descubrir. El mago quiere que nos quedemos con la ilusión, con lo increíble del asunto, no con su explicación. Pese a que nos pique la curiosidad, muchas veces preferimos no recibir la aclaración si no hemos sido capaces de sacarla por nosotros mismos.

 

 

May 202010
 

Ya Baudelaire, en “El pintor de la vida moderna” de 1863, en un capítulo, que titula “L’artiste, homme de monde, homme de foules et enfant” hace hincapié en la importancia para un artista de tener una visión del arte “no ultrajada” por ningún velo social o educativo. Constantin Guys, su “artista de la vida moderna”,  « eut l’audace de jeter sur une feuille blanche de l’encre et des couleurs, pour dire la vérité, il dessinait … comme un enfant ». Es esta ingenuidad suya, a la hora de dibujar, la que hace su modernidad. Explica que, al igual que los niños, se interesa por todas las cosas del mundo, no hay en él, ninguna que sea indigna de ser retratada para Monsieur Constantin Guys, (cómo ocurre en el cubismo “ Son cosas simples, dice Kahnweiler, cosas que gustan a los cubistas.

May 192010
 

Mis trabajos llenos de color utilizan pegatinas, cortes hechos a mano, fotografías de flores y  papeles pintados en conjunto con mi proceso de pintura. El punto de partida de mi trabajo es la estrategia que artistas Cubistas engendraron del “collage”. Mis “collages” exploran las posibilidades que ofrecen la práctica de la pintura de hoy; es un proceso de apropiación y de revisión de la imaginería visual y de la historia del arte en sí mismo para crear un diálogo entre dos idiomas y dos mundos, entre el arte de baja y alta, así como el contraste entre lo orgánico y lo geométrico.

 

May 192010
 

– No caballero, no es una broma, esto es una obra de arte.

– Monsieur, a que llama usted arte? Su cuadro no son más que unos goterones mal dispuestos sobre un lienzo estropeado y un tubo de pintura blanca echado a perder.

– Caballero, el lienzo no está estropeado, está maquillado, el blanco de los lienzos es ligeramente amarillo con lo que considero que se trata de un solo color. Las damas se maquillan con una ligera mejora de su color natural, a efectos visuales, esa mejora es mucho mayor que a efectos prácticos.

– Desde luego.

– Yo he hecho lo mismo con mi obra, he mutado ligeramente el color natural del lienzo, que era más bien de color hueso que de un blanco tan brillante como es ahora. La mejora es visible a simple vista.

May 192010
 

En uno de los eventos cultural-artísticos que la revista Niram Art ha organizado el pasado viernes 7 de mayo de 2010, debatimos sobre la evolución de las artes a partir de las Vanguardias del principio del siglo pasado hasta la actualidad. Pasábamos por las etapas, empezando con Henri Matisse y su enorme influencia en artistas de talla mundial, como Modigliani, el cubismo español y francés, el futurismo italiano, el dadaísmo rumano y alemán, hasta llegar a Miquel Barceló, hijo pródigo y genio eminente de la realidad europea y preponderantemente, la española. En la mesa de diálogo asistíamos seis, formando dos bandos que defendían principios diferentes.

Por una parte estaban los que decían que el arte ha enseñado todo lo que tenía que dar y se ha estancado en sus esquemas, retomando posiciones clásicas, vanguardistas, etc. pero sin traer nada nuevo.

Mar 042010
 

M.I.E.D.H.O. intenta sacar de sus modelos y de él mismo una crítica hacia esta sociedad, cansada, sola. Pero su obra, ante todo es  bella.

La imagen oscura. Delante de la cámara, sólo con unos leves focos que iluminan.  Interpretas un papel, un sentimiento, pero basándote en tu propia imagen interna. De lo que crees que haces ante el objetivo a lo que realmente aportas a la obra no lo sabrás nunca hasta no ver el resultado. Ahí guardadas están las obras de arte. En lo que un artista consigue sacar de las realidades para respetarlas o transformarlas a su antojo